Probuc estudios

Diseño ergonómico

El nivel de protección que ofrece un protector bucal depende en gran medida de su grosor. Sin embargo, un protector demasiado grueso puede resultar incómodo y molesto para el deportista. Algunos protectores impiden hablar con normalidad, dificultan la respiración y pueden llegar incluso a provocar una sensación de náusea.

En PROBUC sabemos lo importante que es la comodidad para un deportista. Por eso ofrecemos a nuestros usuarios un diseño en todos nuestros protectores completamente ergonómico, adaptado a la anatomía de su boca. Nuestros protectores cuentan con el grosor necesario para proteger la zona exterior de los dientes, mientras que son mucho más finos en la zona del paladar y zonas en contacto con la lengua. Gracias a ello, permiten hablar y respirar con total normalidad, evitando cualquier posible molestia y garantizando el máximo nivel de confort.