Preguntas frecuentes

¿Cuál es el nivel de protección adecuado para mí?
El protector básico es ideal para los deportistas más jóvenes, así como para deportes en los que el riesgo de lesiones es relativamente bajo: tenis, golf, fútbol y básquet infantil...
[Más información]
El protector medio ofrece una protección apropiada para cualquier deporte que conlleve un riesgo moderado de sufrir una lesión dental, como por ejemplo el fútbol o el básquet.
[Más información]
El protector profesional está especialmente pensado para los profesionales y para aquellos deportes de contacto que implican un alto riesgo de impacto en la boca y los dientes: rugby, boxeo, artes marciales, hockey hierba, hockey patines, polo, mountain bike, skateboard…
[Más información]

¿Cuánto tiempo dura un protector bucal?
Eso depende de varios factores: la edad del deportista, el uso que hagamos del protector...
Un niño en edad de crecimiento necesitará cambiar de protector una vez al año, ya que sus huesos y sus dientes están creciendo.
En el caso de los adultos y adolescentes, deberán cambiar el protector cuando se desgaste a causa del uso. Por eso es conveniente revisar el estado del protector cada año.

¿Cuándo debo utilizar el protector?
Es recomendable llevar el protector cada vez que practiquemos deporte, tanto para entrenar como para competir.

¿Puede llevar protector un niño al que se le ha caído o se le está a punto de caer un diente?
Por supuesto. Al diseñar el protector, nuestros técnicos dejan un espacio para los dientes que todavía no han salido. De esta manera, el protector permite el crecimiento normal de los dientes que erupcionan.

¿Puedo utilizar el protector si llevo ortodoncia fija?
Sí. Nuestros técnicos pueden diseñar el protector para que se adapte a la ortodoncia. Sin embargo, el protector durará menos tiempo, ya que en estos casos los dientes cambian más rápidamente de posición.

¿Puedo utilizar el protector si llevo ortodoncia extraíble?
Sí. Simplemente deberá quitarse la ortodoncia cuando practique deporte para evitar que se rompa. Nuestros técnicos diseñarán el protector para que pueda llevarlo sin el aparato de ortodoncia, pero de manera que no impida el movimiento de los dientes.

¿Los protectores del tipo “hervir y morder” son igual de eficaces?
En absoluto. Este tipo de protectores no se ajustan con precisión a la boca, por lo que no ofrecen la protección necesaria y pueden desprenderse con facilidad. Además, no cuentan con la aprobación de las asociaciones y órganos oficiales, y pueden llegar incluso a dificultar la respiración.
[Más información]

¿Qué pasos debo seguir para comprar un protector PROBUC?

El sistema de compra y elaboración de nuestros protectores está especialmente pensado para que cualquier deportista pueda disfrutar de un protector confeccionado a medida por un odontólogo.

PASO 1: DISEÑO Y COMPRA DEL PROTECTOR

PASO 2: IMPRESIÓN DENTAL DE LA BOCA DEL USUARIO

PASO 3: ELABORACIÓN DEL PROTECTOR BUCAL A MEDIDA

Ir al proceso de compra

¿Qué hacer en caso de trauma dental deportivo?

En caso de AVULSIÓN (desprendimiento del diente):

1. Evite dañar el diente al manipularlo. No lo manipule por la raíz. No lo cepille. No lo desinfecte.
2. Si el diente está sucio, enjuáguelo suavemente con agua.
3. Si es posible y el deportista está consciente, reimplántelo y manténgalo en su sitio mordiendo suavemente una toalla o un pañuelo.
4. Si no es posible reimplantarlo, elija una de las siguientes opciones para conservar el diente (por orden de prioridad):
  a. En un medio de transporte fisiológico (ej. solución balanceada de Hank)
b. En leche fría
c. Envuelto en una gasa húmeda con suero fisiológico
d. Debajo de la lengua del deportista (siempre y cuando esté consciente)
e. En un vaso de agua.
5. Acuda inmediatamente a un dentista. Durante los primeros 30 minutos, la reimplantación tiene un alto grado de éxito.

En caso de LUXACIÓN (el diente todavía está dentro del alveolo, pero en mala posición):

1. Si el diente está colgando parcialmente fuera del alveolo:
  a. Recoloque el diente en el alveolo ejerciendo una presión firme.
b. Manténgalo en su sitio mordiendo suavemente una toalla o un pañuelo.
c. Acuda inmediatamente a un dentista.
2. Si el diente se ha desplazado lateralmente:
  a. Intente recolocarlo presionando con los dedos.
b. Manténgalo en su sitio mordiendo suavemente una toalla o un pañuelo.
c. Acuda inmediatamente a un dentista.
3. Si el diente se ha incrustado en la encía:
  a. No intente recolocar el diente.
b. Acuda inmediatamente a un dentista.

En caso de FRACTURA (diente partido):
1. Conserve los fragmentos del diente como se indica en caso de AVULSIÓN (punto 4). Para controlar el sangrado, muerda suavemente una toalla o un pañuelo.
2. Para evitar el dolor, evite el contacto con el resto de dientes, el aire o la lengua.
Acuda inmediatamente a un dentista.