Probuc particulares

Razones para llevar protector bucal

La protección dental a medida

lesiones dentales

Cada vez que practicamos deporte corremos el riesgo de dañar nuestros dientes a causa de un accidente, un golpe o una caída. La fractura o pérdida de una pieza dental es siempre un hecho traumático, especialmente en los deportista más jóvenes: su tratamiento puede llegar a resultar muy costoso y sus consecuencias son de por vida.

En la mayoría de ocasiones, las lesiones dentales se pueden evitar o reducir si utilizamos un protector bucal adecuado, es decir, un protector resistente y que se ajuste con precisión. La forma de nuestra boca y de nuestros dientes es única. Por eso sólo un protector hecho a medida puede garantizarnos una protección realmente eficaz.

Protégete contra el riesgo de lesiones

Proteger contra lesiones

El riesgo de lesiones es inseparable de la práctica deportiva. Hoy en día, son muchas las personas –tanto niños como adultos– que practican algún tipo de deporte y, por lo tanto, están expuestas al riesgo de lesiones. En concreto, se calcula que la prevalencia de las lesiones dentales relacionadas con el deporte llega a ser hasta de un 45%.

Sin una protección bucal adecuada, un golpe en la cara puede desencadenar distintos tipos de lesiones: la fractura o pérdida de un diente, lesiones en la mandíbula y en la articulación temporomandibular, e incluso conmoción cerebral. Los protectores bucales ayudan a prevenir estas lesiones, ya que están formados de un material flexible que proporciona un efecto amortiguador. Gracias a ello, los protectores absorben la energía del golpe, reducen su velocidad y distribuyen el impacto sobre una superficie mucho más grande, evitando que toda la fuerza recaiga sobre un solo punto.

lesiones dentales

El uso de un protector bucal es indispensable para:

Prevenir las lesiones dentales
Los protectores bucales reducen la fuerza de los impactos en la mandíbula, minimizando la posibilidad de luxación, fractura o pérdida de un diente.

Prevenir lesiones dentales Prevenir las lesiones de los tejidos blandos
Los protectores presentan una superficie suave y lisa que ayuda a prevenir las lesiones de los tejidos blandos.

prevenir lessiones en la mandibula Los protectores bucales crean un espacio entre la mandíbula y el cráneo que ayuda a proteger la articulación temporomandibular.

Prevenir las lesiones temporomandibulares
Un golpe en la mandíbula puede dañar la articulación temporomandibular. Al llevar un protector bucal, la mandíbula se desplaza ligeramente hacia atrás y hacia abajo. De esta manera, se crea un espacio entre la mandíbula y el cráneo, disminuyendo el riesgo de impacto en la articulación temporomandibular.

Reducir el riesgo de conmoción cerebral
Una de las causas más comunes de conmoción cerebral son los impactos en la mandíbula. Los protectores no sólo amortiguan estos impactos, sino que además mantienen separada la mandíbula del cráneo, reduciendo el riesgo de conmoción.